comparativa de especificaciones y precio

Tabla comparativa de especificaciones

Como siempre decimos en cada comparativa, las especificaciones entre dos dispositivos no lo son siempre todo. Sin embargo estas sirven para tener una cierta perspectiva antes de ponernos a analizar cada uno de los puntos de semejanza y diferencia entre el Mac mini y el iMac.

mac mini y imac

Especificaciones Mac mini (M1 – 2020) iMac (M1 – 2021)
Colores Plata -Plata
-Azul
-Verde
-Rosa
-Amarillo
-Naranja
-Púrpura
Dimensiones -Alto: 3,6 cm
-Ancho: 19,7 cm
-Fondo: 19,7 cm
-Alto: 46,1 cm
-Ancho: 54,7 cm
-Fondo: 14,7 cm
Peso 1,2 kg 4,48 kg
Procesador M1 (Apple) con RAM integrada, CPU de 8 núcleos (4 de rendimiento y 4 de eficiencia), GPU de 8 núcleos y Neural Engine de 16 núcleos M1 (Apple) con RAM integrada, CPU de 8 núcleos (4 de rendimiento y 4 de eficiencia), GPU de 8 núcleos y Neural Engine de 16 núcleos
Memoria RAM -8 GB (integrada en el procesador)
-16 GB (integrada en el procesador)
-8 GB (integrada en el procesador)
-16 GB (integrada en el procesador)
Capacidad -256 GB SSD
-512 GB SSD
-1 TB SSD
-2 TB SSD
-256 GB SSD
-512 GB SSD
-1 TB SSD
-2 TB SSD
Pantalla No incorpora Pantalla Retina 4,5K (LED) de 24 pulgadas con un brillo de hasta 500 nits y tecnología True Tone
Resolución No incorpora 4.480 x 2.520
Gráficos Propietarios de Apple e integrados en el procesador Propietarios de Apple e integrados en el procesador
Cámara No incorpora Lente de 1.080p HD con procesador de señal de imagen
Audio -1 altavoz
-Toma de auriculares de 3,5 mm
-Puerto HDMI 2.0 compatible con la salida de audio multicanal
-6 altavoces estéreo de alta fidelidad con cancelación de fuerza en los woofers
-Tres micrófonos con calidad de estudio, alta relación señal/ruido y tecnología direccional beamforming
-Toma de auriculares de 3,5 mm
Conectividad -WiFi 802.11ax (6ª generación)
-Bluetooth 5.0
-WiFi 802.11ax (6ª generación)
-Bluetooth 5.0
Puertos -2. puertos USB-C compatible con Thunderbolt 4
-2 puertos USB-A
-1 puerto HDMI 2.0
-1 puerto Gigabith Ethernet
-2 puertos USB-C compatibles con Thunderbolt 4
-1 puerto Gigabit Ethernet (en el alimentador)
Sistemas biométricos No incorpora -Touch ID (en el Magic Keyboard)

A tenor de lo visto en esta tabla, podemos destacar de primeras varias diferencias entre estos dos ordenadores de Apple. Todas ellas vienen derivadas de las evidentes diferencias de diseño, ya que el Mac mini se compone únicamente de una CPU, mientras que el iMac lo integra todo (también periféricos). Por tanto nos encontramos con estos cambios:

  • Color
  • Dimensiones y peso
  • Pantalla y resolución
  • Cámara
  • Sistema de audio
  • Sensores biométricos

Dos diseños completamente diferentes

Como veíamos anteriormente, hay más que evidentes diferencias visuales en estos Mac que los hacen completamente diferentes, pese a que tienen otras semejanzas a nivel de rendimiento que veremos en otro apartado de este artículo. Más allá de juzgar si estos equipos tienen un diseño bonito o no, algo que al final es subjetivo, podemos analizar los dos factores clave de ambos: pantalla y portabilidad.

Pantalla 4,5K vs compatibilidad con monitores

El iMac incorpora una pantalla de 24 pulgadas con resolución 4,5K en cuya parte trasera se ubica toda la placa del dispositivo con sus componentes, siendo un excelente equipo compacto que visualmente resulta muy atractivo para la mayoría. La pantalla se ve francamente bien en cualquier circunstancia de luz ambiental, más si contamos con su brillo de hasta 500 nits o su amplia gama de colores, así como su tecnología True Tone capaz de adaptar el brillo y color a diferentes circunstancias.

mac mini y imac pantallas

En el Mac mini por el contrario no podemos juzgar calidad de ningún tipo, dado que no incorpora ninguna pantalla. Aunque, como es evidente, necesitará conectarse a una para poder utilizarlo. Admite diferentes tipos de conexiones en base a sus componentes y puertos, pudiendo ser conectado a monitores 6K mediante el puerto Thunderbolt 3 y pantallas 4K mediante el HDMI 2.0. Usando dos de esos Thunderbolt y el HDMI puede llegar a conectarse a un máximo de 3 pantallas 4K de forma simultánea.

Portabilidad de ambos equipos

Al no estar hablando de ordenadores portátiles, es evidente que quienes estén interesados en estos ordenadores no buscan un equipo que poder transportar de forma frecuente. Sin embargo, pese a ser dos sobremesa, ambos son equipos muy fáciles de mover, ya sea cambiándolos de estancia dentro de una misma casa u oficina o transportarlo en una mudanza.

Nuevo Mac mini Apple Silicon

El Mac mini tiene mejores posibilidades debido a su reducido tamaño, ya que es una «simple» caja que se puede embalar en cualquier caja de un tamaño no demasiado grande y que moverlo por la casa para cambiarlo de lugar resulta tremendamente sencillo. Y encima no pesa casi nada. Aunque evidentemente este no sería el ordenador completo, ya que sus accesorios lo dificultarían más(pantalla, teclado, ratón, cables, etc.).

Por su parte, el iMac es sumamente liviano para ser un equipo más completo en el que se integran tanto los componentes de la CPU como la pantalla, y aunque habría que llevar consigo accesorios como el teclado y el ratón, estos podrían no ser un obstáculo demasiado grande. Si además lo comparamos con generaciones anteriores, llevarlo a otra estancia o lugar no será ya algo tan tedioso.

Lateral iMac M1

Acerca del hardware y rendimiento

El chip M1 que montan estos ordenadores es el mismo, como también el tipo y capacidad de la memoria RAM que integran, así como el SSD para almacenamiento de datos. No obstante hay una serie de diferencias que son reseñables, especialmente en lo referente al iMac y sus versiones más económicas.

Sobre la versión básica de estos equipos

Apple ofrece hasta tres versiones diferentes del iMac M1 en función de su precio, aunque también hay ciertos componentes que cambian. En el Mac mini, pese a encontrar también dos precios de partida en sus versiones M1, lo cierto es que comparten componentes salvo la capacidad de almacenamiento base. Sin embargo el mencionado iMac cuenta con varios puntos de diferencia en su versión básica respecto a las otras dos.

Lo primero destacado es que la GPU cuenta con 7 núcleos en lugar de 8. Apple hace esto en base a los complejos procesos de fabricación del chip, aunque lo que te interesará más saber es: ¿se nota la diferencia? Pues depende. En el uso cotidiano no se nota prácticamente ninguna diferencia, aunque a la hora de realizar procesos en los que intervenga esa gráfica si que encontramos que la versión de 7 núcleos rinde algo por debajo, aunque sin ser un cambio excesivamente grande.

Otro punto en el que cambia el iMac en su versión básica es en que solo tiene un ventilador en lugar de dos. Hablaremos más a fondo de esta cuestión en otro apartado de este artículo, pero ya adelantamos que esto si podría ser más notable. Aunque sin duda lo que más puede afectar en el día a día es que ese equipo base trae únicamente 2 puertos Thunderbolt y aunque no es un drama porque es lo mismo que tenemos en algunos MacBook, si que puede ser tedioso para quien acostumbre a utilizar múltiples puertos con su Mac.

Comportamiento en tareas básicas y pesadas

Entrando más en faena y en lo que es el uso diario de los ordenadores, hemos de decir que se comportan de forma muy similar. El M1 es un procesador ideal para tareas cotidianas como puede ser la gestión de agenda, correo electrónico, navegar por internet o consumir contenido multimedia. Sin embargo es también un chip apto para tareas pesadas como la edición de vídeo, audio o fotografía.

En estas últimas rutinas que requieren de mayor potencia si que se nota más la ausencia de un núcleo de GPU en la versión básica del iMac, aunque en las demás se equipara por completo al Mac mini. Quizás este no sea el chip definitivo para estar enfocado al público más exigente, pero buena parte de los profesionales que utilicen el Mac para su trabajo podrán estar satisfechos con el rendimiento que ofrece, superando incluso a procesadores de Intel de alta gama que llevaban sus predecesores.

Mac mini M1 review

En lo referente a la RAM hemos de hacer un matiz y es que a priori 8 GB de RAM como base parece poco, como también parecen escasos 16 GB de tope. La buena gestión de recursos del M1 al mover un software que también ha sido diseñado por Apple hace que incluso con esas capacidades puedan rendir bien. Aunque la comparación no es del todo exacta, a grandes rasgos podríamos decir que los 16 GB de RAM en M1 rinden como los 32 GB en un chip Intel, al igual que los 8 GB podrían ser equiparables a los 16 GB con Intel. Eso sí, insistimos, siempre en el marco de la experiencia de uso, ya que ambos chips son al final incomparables a nivel técnico por tener arquitecturas diferentes.

Sistema de ventilación y temperatura

Otro punto en el que destaca el chip M1 es este. Sorprende muy positivamente lo tremendamente eficiente que es este procesador, el cual es capaz de no elevar demasiado la temperatura incluso cuando se están llevando a cabo procesos muy pesados. Esto, acompañado del sistema de ventilación y disipadores que tienen ambos Mac, se hace todavía más agradable. Además de que estos ventiladores son muy silenciosos hasta el punto de que a veces ni siquiera requieren de activarse y cuando lo hacen no son molestos.

Ahora bien, ¿qué ocurre si se tiene un solo ventilador? Esto no solo ocurre en el iMac básico como explicábamos anteriormente, sino que también el Mac minitiene uno solo y en este caso en cualquiera de sus versiones. Pese a ello, la temperatura a nivel general se mantiene bastante estable en ambos equipos, aunque la temperatura si resulta más elevada que en el iMac con doble ventilador. No llegan en ningún caso a niveles extremos como podía llegar a suceder en otros modelos anteriores, pero si que la experiencia puede ser al final peor.

imac m1

Otras diferencias a destacar

El sistema de audio es otro de los puntos diferenciales entre ambos equipos. En cualquiera de ellos se pueden conectar sistemas de altavoces profesionales que permitan tener un sonido de muy alta calidad, aunque de forma predeterminada nos encontramos con un solo altavoz integrado en el Mac mini y un muy buen sistema de 6 altavoces en el iMac. El del primero suena bien, sin grandes alardes, pero suficiente para muchos. En el iMac sin embargo encontramos mucha más calidad gracias a su compatibilidad con audio espacial, sonido Dolby Atmos y un sistema de tres micrófonos que el Mac mini no tiene.

Otro punto a destacar es también la cámara. Una lente de 1.080p es la que integra en la pantalla el iMac, la cual mejora considerablemente gracias al procesamiento del M1 capaz de hacer un mejor balance de la imagen en términos de luminosidad. Un punto muy a tener en cuenta respecto al Mac mini, ya que este no ofrece ninguna cámara y en caso de comprarse aparte perdería siempre esa potenciación de la calidad mediante software.

También en términos de sensores biométricos encontramos más débil al Mac mini, el cual no cuenta con ningún sistema de identificación. El iMac en su versión básica tampoco, pero en las demás incluye un sensor de huellas que permitirá desbloquear rápidamente el equipo, realizar pagos mediante Apple Pay o acceder a sitios webs y apps cuyas claves estén almacenadas en el llavero de iCloud.

Idénticos también a nivel de software

Ambos equipos vienen, al menos a día de hoy, con versiones de macOS Big Sur, sistema operativo propio de Apple diseñado para sus ordenadores. Se espera que sigan actualizándose como explicaremos en un punto posterior, pero más allá de lo que es este sistema como tal, existen ciertos aspectos interesantes de analizar en referencia a las aplicaciones. Y en este caso hemos de decir que ambos Mac tienen las mismas ventajas e inconvenientes a este nivel.

Mac mini M1 La Manzana Mordida

Compatibilidad de aplicaciones

El chip M1 tiene muchas bondades como las que hemos comentado en el apartado de rendimiento, aunque también ciertos inconvenientes. El hecho de que la arquitectura que utilice sea ARM y no x86 como los chips Intel ha implicado que se tengan que adecuar las aplicaciones para funcionar igual de bien en este sistema. Y se ha conseguido de una forma asombrosa, aunque no de forma completa. Todas las apps nativas funcionan a la perfección y de una forma tremendamente rápida y fluida, aunque dependiendo siempre de configuraciones de cada Mac (RAM, GPU…).

Es en los programas de terceros en los que encontramos varias cosas a destacar. Una buena parte de los desarrolladores, especialmente los de aplicaciones más populares, han adaptado ya sus herramientas a la arquitectura del chip. Sin embargo no todos ellos lo han hecho y se espera que en próximos meses se siga llevando a cabo esta optimización. Para esas apps que de forma nativa no funcionan con el M1 se ha creado un traductor de código llamado Rosetta 2 y que permite ejecutar esas apps. Es tan bueno el funcionamiento de este sistema que la inmensa mayoría de las veces ni siquiera se nota que se está usando una app que no es nativa. Incluso la forma de abrir estas aplicaciones mediante Rosetta 2 es igual, ya que este traductor actúa en segundo plano.

Rosetta

Y aunque no son muchas, por desgracia sigue habiendo aplicaciones inutilizables que no se pueden ejecutar ni siquiera mediante Rosetta 2. Este es el caso de muchos videojuegos, los cuales son más complejos de ejecutar en arquitectura ARM y ni siquiera ese excelente traductor de código le sirve. La solución a estos es únicamente la paciencia, ya que habrá que esperar a que sean sus desarrolladores los que acaben haciendo que sean funcionales en este M1 y en los siguientes chips que Apple lance en sus Mac.

Imposibilidad de instalar Windows

En este caso ni la mejor intención de Apple con Rosetta 2 sirve. El sistema operativo de Microsoft no ha sido adaptado todavía a la nueva arquitectura ARM implementada por Apple y que otros fabricantes están también probando. En los Mac con chips de Intel es posible virtualizar este sistema e incluso instalarlo en una partición mediante el Asistente de Boot Camp. Pero no, ni este Mac mini, ni el iMac, ni el resto de ordenadores Apple con M1 puede ejecutar este asistente.

Y es curioso porque Boot Camp si que aparece como una app en estos Mac, pero al abrirla encontramos la mala noticia de que no es compatible. Por el momento Microsoft sigue sin mover ficha a este respecto, aunque hay algunos programas de virtualización que pese a estar en sus primeras versiones para ARM ya son capaces de ofrecer una solución para quien desee hacer uso de alguna herramienta de Windows en estos equipos.

BootCamp M1

Futuras actualizaciones aseguradas

Como advertíamos al inicio, aunque estos Mac se hayan introducido con versiones de macOS 11, se espera que sigan recibiendo actualizaciones del sistema operativo durante años. En los ordenadores con chips Intel hemos llegado a ver equipos con hasta 7 u 8 años de actualizaciones y aunque es pronto para saber cuánto darán de si los M1, lo cierto es que no sería descabellado que actualizarán ese mínimo de años.

El hecho de poder recibir soporte de software es algo tremendamente positivo para estos ordenadores. Lo primero porque garantizan parches de seguridad que los protejan frente al malware, pero también a nivel de usuario tiene ventajas porque seguirás recibiendo novedades visuales y funcionales sin tener que comprar otro ordenador nuevo. Por tanto cada año será en cierto modo como estrenar equipo nuevo, pese a que siempre se podrá volver a una versión anterior del sistema.

Accesorios que vienen en la caja

Lo hemos dicho en varios puntos, parece ya algo obvio, pero que no nos cansamos de recordar: el Mac mini no trae accesorios. Necesitarás utilizar pantalla, teclado y ratón externos que tengas ya o que adquieras junto al ordenador, pudiendo ser oficiales de Apple o de cualquier otro fabricante que ofrezca compatibilidad. En la caja de este solo encontrarás, además del propio Mac mini y las guías de usuario, un cable de alimentación para poder conectarlo a la corriente.

iMac 24 pulgadas 2021 caja

En el caso del iMac encontrarás siempre ese cable de corriente junto a la fuente de alimentación que en este equipo es externa y que tiene una forma similar al cargador de los MacBook. También las guías de usuario y el propio iMac se da por hecho que vengan. Ahora bien, podrás elegir si deseas añadirle un Magic Mouse, un Magic Trackpad o incluso ambos (con su correspondiente incremento de precio). En todos tendrás también teclado, aunque el Magic Keyboard con Touch ID no vendrá en la versión más básica, la cual incluye la versión clásica del teclado oficial de Apple.

Dos precios que los distancian mucho

Entre las versiones básicas de estos Mac nos encontramos una diferencia de 650 euros que puede ir en aumento dependiendo de la configuración escogida. De primeras es una diferencia realmente importante si tenemos en cuenta las tremendas semejanzas que hay a nivel de rendimiento, aunque hay que tener en cuenta que el iMac es un equipo completo y el Mac mini necesitará de accesorios comprados aparte.

Precio del iMac M1

Los iMac de 24 pulgadas están disponibles en diferentes precios en función de los componentes que tienen de serie, de los cuales muchos se pueden configurar, con lo que el precio iría en incremento.

iMac 24 pulgadas

Desde 1.449 euros

  • Chip M1 con CPU de 8 núcleos y GPU de 7 núcleos
  • RAM:
  • SSD:
    • 256 GB
    • 512 GB: +230 euros
    • 1 TB: +460 euros
  • Gigabit Ethernet: +26 euros
  • Periféricos:
    • Magic Keyboard
    • Magic Mouse
    • Magic Trackpad: +50 euros
    • Magic Mouse y Magic trackpad: +135 euros
  • Software preinstalado:
    • Final Cut Pro: +329,99 euros
    • Logic Pro: +229,99 euros

Desde 1.699 euros

  • Chip M1 con CPU de 8 núcleos y GPU de 8 núcleos
  • RAM:
  • SSD:
    • 256 GB
    • 512 GB: +230 euros
    • 1 TB: +460 euros
    • 2 TB: +920 euros
  • Gigabit Ethernet
  • Periféricos:
    • Magic Keyboard (con Touch ID)
    • Magic Mouse
    • Magic Trackpad: +50 euros
    • Magic Mouse y Magic trackpad: +135 euros
  • Software preinstalado:
    • Final Cut Pro: +329,99 euros
    • Logic Pro: +229,99 euros

Desde 1.899 euros

  • Chip M1 con CPU de 8 núcleos y GPU de 8 núcleos
  • RAM:
  • SSD:
    • 512 GB
    • 1 TB: +230 euros
    • 2 TB: +690 euros
  • Gigabit Ethernet
  • Periféricos:
    • Magic Keyboard (con Touch ID)
    • Magic Mouse
    • Magic Trackpad: +50 euros
    • Magic Mouse y Magic trackpad: +135 euros
  • Software preinstalado:
    • Final Cut Pro: +329,99 euros
    • Logic Pro: +229,99 euros

Precio del Mac mini

El Mac mini por su parte tiene también dos precios de salida, aunque realmente el segundo de ellos vendría a ser el mismo que el primero, solo que configurado con 512 GB de SSD por no tener ninguna diferencia más en el procesador. Ahora bien, además del precio de este equipo habría que contar con una posible inversión extra en periféricos como ratón y teclado, así como un monitor o pantalla externa si es que no tienes ninguna con la que usarlo.

puertos mac mini m1

Desde 799 euros

  • Chip M1 con CPU de 8 núcleos y GPU de 8 núcleos
  • RAM:
  • SSD:
    • 256 GB
    • 512 GB: +230 euros
    • 1 TB: +460 euros
    • 2 TB: +920 euros
  • Ethernet:
    • Gigabit Ethernet
    • 10 Gigabit Ethernet: +115 euros
  • Software preinstalado:
    • Final Cut Pro: +329,99 euros
    • Logic Pro: +229,99 euros

Desde 1.029 euros

  • Chip M1 con CPU de 8 núcleos y GPU de 8 núcleos
  • RAM:
  • SSD:
    • 512 GB
    • 1 TB: +230 euros
    • 2 TB: +690 euros
  • Ethernet:
    • Gigabit Ethernet
    • 10 Gigabit Ethernet: +115 euros
  • Software preinstalado:
    • Final Cut Pro: +329,99 euros
    • Logic Pro: +229,99 euros

Conclusión: quizás no son tan comparables

Si estás dudando entre comprar uno u otro Mac, es probable que a estas alturas de la película, conociendo ya sus puntos clave, hayas decidido ya por cuál optar. La conclusión que nosotros podemos sacar en referencia a estos ordenadores es que son tan diferentes como iguales. Son diferentes en cuanto a concepto, estando el iMac más enfocado a quien no quiera andar preocupándose de nada más que disfrutar del ordenador desde que lo saca de la caja; mientras el Mac mini se orienta más a quien esté especialmente interesado en adoptar otro tamaño y calidad de pantalla más allá de los límites que ofrece el equipo completo.

A nivel de rendimiento sin embargo comparten buena parte de sus estadísticas, por lo que a este nivel si que veríamos que quizás la diferencia de precio con el iMac es una salvajada. Ahora bien, hay que tener en cuenta que el Mac mini no cuenta con algunas funciones que si tiene su hermano como es el caso del sistema de audio o la cámara, algo que incluso comprándose aparte podría no llegar a ser equiparable a lo que ofrece Apple con la optimización de estos componentes vía software.

Por tanto, nuestra recomendación si sigues indeciso es que pongas en una balanza los puntos más importantes que consideras a la hora de comprar un Mac y vayas dando puntuaciones a cada uno de estos en base a lo que te hemos contado. Aunque todo ello sin dejar de tener en cuenta que el Mac mini no es un equipo listo para usar según lo saques de la caja, salvo que tengas ya los elementos externos que le faltan.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments